curiosidades-catedral-leon

Curiosidades sobre la catedral de León

La catedral de León, también denominada Pulchra Leonina, es el monumento más representativo y emblema indiscutible de la ciudad de Léon pero se trata también de uno de los templos góticos más importantes del mundo. Para visitar la catedral de León es recomendable ir sin prisas y de esta forma se podrán ir descubriendo alguno de los muchos secretos y curiosidades que alberga…

La Catedral de León representa el principal y más visitado monumento de nuestra ciudad y no es de extrañar, ya que la Pulchra Leonina (bella leonesa) es reconocida como una de las catedrales de estilo gótico más importantes y reconocidas del mundo.

Esta nuestra catedral, visita obligada para cualquier turista que visite León y situada en pleno Camino de Santiago, es una de las grandes obras del gótico en España y de hecho fue el primer edificio de nuestro país en ser declarado Monumento Nacional, allá por el año 1844.

La catedral de León, es de todas las catedrales góticas españolas, la que tiene una mayor influencia francesa en su construcción y destaca por lo que se conoce como “desmaterialización” del arte gótico, que significa que en su construcción se redujeron los muros a la mínima expresión siendo sustituidos por grandes vidrieras.

Y son precisamente las vidrieras de la catedral de León, su principal elemento diferenciador, ya que suponen una de las colecciones más destacadas de vidrieras medievales en todo el mundo, inundando el templo una impresionante y hermosa luz natural y albergando alguno de los secretos de este monumento.

vidrieras-catedral-leon
Vidrieras Catedral de León

Un poco de historia

La construcción de la catedral de León, tal cual la conocemos hoy en día, data de la segunda mitad del siglo XIII, pero antes de esto en el mismo lugar donde se ubica se albergaban otras construcciones. De hecho, la primera construcción en este lugar tiene su origen en la época romana, cuando la Legio VII Gemina construyó unas termas que ocupaban incluso más superficie que la que tiene la catedral actualmente.

Unos siglos después con la reconquista cristiana de la ciudad, las termas romanas pasaron a mejor vida y en su lugar se construyó un palacio real, que el rey leonés Ordoño II cedería a la iglesia en el año 916 como señal de agradecimiento a Dios por su victoria en la batalla de San Esteban de Gormaz contra los árabes, dando así lugar a la primera catedral que se construiría en el terreno, de estilo mozárabe.

72 años más tarde y ya con el propio Ordoño II enterrado en ella, es coronado en el año 999 el rey Alfonso V y se suceden unos años convulsos que en nada favorecen a la conservación de esta

Catedral-leon-1850
Dibujo 1850

catedral hasta la llegada al trono de Fernando I de León, que ordena el traslado de los restos de San Isidoro a nuestra ciudad y con la ayuda de su hermana, la princesa Urraca de Zamora impulsa la construcción de una segunda y renovada catedral, esta vez de estilo románico.

La catedral románica se mantuvo en pie hasta finales del siglo siguiente, cuando bajo el reinado de Alfonso IX, el último rey de León, la ciudad y el propio Reino de León sufren importantes cambios con altas dosis de creatividad artística y desarrollo cultural.

Y así llegamos a lo que se nuestra Pulchra Leonina, cuyas obras se iniciaron en el año 1205, pero que pronto tendrían que interrumpirse por problemas con los cimientos, lo que las dejaría en “stand by” durante nada mas y nada menos que 50 años, en el año 1255 cuando se reanuda su construcción bajo el reinado de Alfonso X el Sabio y el pontificado del obispo Martín Fernández.

Es por eso que es precisamente el año 1255 el que es reconocido como el año oficioso en el que se inician las obras de la catedral de León, cuyo estilo sería gótico y cuyo arquitecto parece ser que fuera el maestro Enrique, seguramente natural de Francia y que anteriormente trabajó en la catedral de Burgos, lo que explicaría el estilo gótico francés de ambas catedrales.

La principal estructura de la catedral concluye en el año 1302, aunque las obras se seguirían sucediendo a lo largo del mismo siglo XIV para finalizar el claustro y la torre norte y tendríamos que adentrarnos ya en el siglo XV hasta ver finalizada la torre sur.

Los siglos siguientes se caracterizaron por las continuas y necesarias obras de conservación y restauración, motivadas por las deficiencias en la cimentación de la catedral y por la baja calidad en la piedra utilizada en su construcción, hasta llegar el siglo XIX, concretamente al año 1844 cuando fue declarada Monumento Nacional y fue acometida la más importante y mayor restauración de su historia.

Durante el siglo XX y hasta nuestros días, las obras de restauración y conservación no han parado y lo único que ha cambiado ha sido el uso de técnicas mucho mas modernas que han permitido entre otras cosas reforzar las estructuras, limpiar las piedras o restaurar las vidrieras.

Algunas curiosidades sobre la catedral de León

La historia de la catedral de León no ha estado exenta de curiosidades y secretos, más o menos conocidos, pero que merece la pena que conozcamos:

  • La leyenda el topo: Cuenta la leyenda que los problemas en los cimientos que tantos años interrumpieron las obras en la catedral de León, cuando se iniciaron en el año 1205, fueron causador por un gran topo que por las noches minaba los cimientos de la catedral que por el día eran construidos. Al final algunos leoneses lo esperaron una noche y le dieron muerte, colgando su pellejo en el interior de la catedral, encima de la Puerta de San Juan. Lo cierto que es que en los años 90 del pasado siglo el pellejo fue analizado y se descubrió que realidad era el caparazón de una tortuga laúd que seguramente donara algún peregrino en su paso por la ciudad.
  • La disposición de la vidrieras: La disposición y composición de las vidrieras dentro de la catedral no es casual y es que como buen templo católico la luz que las atraviesa también ayuda a trasladar su mensaje divino. En las vidrieras de 3 pisos por ejemplo los motivos vegetales están en la parte inferior, en el medio aparecen escudos de la nobleza y el clero y arriba los personajes bíblicos, mas próximos al cielo. También podemos comprobar como los personajes del Antiguo Testamento se representan en las vidrieras del lado Norte de la Catedral de León y en tonos fríos, mientras que los personajes del Nuevo Testamento, los que estuvieron en contacto con Cristo, están representados en las vidrieras del lado Sur y con tonos más cálidos.
  • La vidriera de Simón el Mago: Dentro del carácter religioso que representan las vidrieras, resulta curioso la presencia de una vidriera dedicada a Simón el Mago, contemporáneo a
    virgen-dados
    Virgen de los dados

    Jesucristo y que fuera acusado de falso mesías por valerse de la magia y los hechizos para hacer determinados “milagros”. La leyenda dice que fue retado a enterrarse vivo y a resucitar a los 3 días y parece que al final no salió…

  • La Virgen de los Dados: Se trata de una escultura de la Virgen con el niño Jesús en brazos y que se encuentra en el parteluz de la fechada Norte de la Catedral de León. La leyenda dice que un soldado de los Tercios de Flandes y muy aficionado al juego, allá por el año 1633 deambulaba por los exteriores de la catedral tras una mala noches en la que había perdido mucho dinero jugando a los dados. Parece ser que maldiciendo su suerte lanzó los dados contra la escultura de la virgen, dando en la cabeza del niño Jesús de la que brotó sangre lo cual atemorizó al hombre que arrodillado pidió perdón y se dice que al final el soldado acabaría su vida recluido en un convento franciscano redimiendo sus pecados.
  • Algunas figuras curiosas: Esculpidas en diversos rincones de la catedral hay algunas figuras curiosas: Por ejemplo una de las mas conocidas es la “monja de dos caras” que si le tapas una parte parece que sonríe y si le tapas la otra parece que está enfadada. También hay curiosas figuras animales como la de un perro mirando hacia arriba, un jabalí tocando una gaita o lo que parece un gallinero. El diablo aparece representado en bastantes partes y con diferentes formas, una de las más destacadas es la del demonio Baphomet… ¿te atreves a buscarlas?.

Como veis la catedral de León tiene mucho mas que ofrecer de lo que te puedes imaginar y merece la pena recorrerla tanto por dentro como por fuera y detenerse para fijarse en cada detalle de esta auténtica joya del gótico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *