legio-vii-gemina-historia-leon

Legio VII Gemina: Los orígenes de León

Cuando hablamos del origen de la ciudad de León, el nombre Legio VII Gemina siempre aparece referenciado y es que esta legión romana forma parte sin duda de la importante historia de nuestra ciudad en sus principios.

¿Cuando nace la ciudad de León? ¿Cuáles son sus orígenes? ¿Fue realmente la Legio VII Gemina la legión romana que dio origen a nuestra ciudad? A lo largo de este post trataremos de dar respuesta a esta y otras preguntas en base a estudios de historiadores y arqueólogos al respecto.

El nombre de la ciudad de León

En primer lugar nos vamos a parar a buscar el origen del nombre de nuestra ciudad, León, que no tiene nada que ver con el homómino animal rey de la selva, aunque si que tengamos por la ciudad un gran número de referencias al León, animal, con en el puente de los leones o la rotonda del León en Eras de Renueva por poner 2 ejemplos.

puente.leones
Puente de los Leones

En algún momento algunos teóricos buscaron el origen del nombre de la ciudad en Lug o Lugh, dios celta, que parece si que está en el origen de otra famosa ciudad Europea como es la francesa Lyon, que de hecho se llamó en sus principios Lugdunum. Pero los tiros no iban por ahí…

Si que parece que el nombre de nuestra vecina ciudad gallega Lugo, tenga precisamente su origen en este dios pancéltico Lugh, que en estas tierras se llamaba Lugus.

En todo caso y volviendo ya a nuestra ciudad, no parece que hoy en día haya ninguna duda en que el origen está en la palabra latina ‘legio’ referenciando a la Legio VII Gemina, como legión que estuvo durante varios siglos asentada y dando origen a la ciudad.

La evolución posterior de la palabra ‘legio‘ hasta la actual León, se iría produciendo con el paso de los siglos y con un primer paso de la pérdida de la ‘g’ intermedia de la palabra dado en latín clásico su pronunciación era suave como “leguio” y de ahí se derivaría al ‘leio”.

La Legio VII Gemina y la Legio VI Victrix

La Legio VII Gemina fue la legión romana que se estableció en León superada ya la primera mitad del primer siglo después de Cristo, que construyó las primeras murallas que aún hoy en día podemos encontrar en la ciudad y en torno a cuyo asentamiento empezó a crecer León.

Pero siendo la más conocida y desde luego a la que se le atribuye tanto el origen de la ciudad como su propio nombre como vimos anteriormente, no fue, sin embargo, la primera legión romana que se asentó en la zona.

Y es que la Legio VII Gemina, se estableció en León, unos cuantos años después de que lo hiciera la Legio VI Victrix, la única legión romana que quedaba en Hispania a principios del siglo I d.C. una vez que otras legiones como la I Adiutrix, la II Augusta o la IV Macedonica abandonaran la península concluidas las Guerras Cántabras.

vi-victrix
Legio VI Victrix

Historia de la Legio VII Gemina

Como decíamos la Legio VII Gemina llega a Hispania como complemento de la Legio VI Victrix, que con apenas 6.000 hombres era la única legión que quedaba en territorio español mediado ya el siglo I y aquí permanecería hasta el siglo IV, cuando se produjo el fin del imperio romano.

Esto ocurre, en concreto, en el año 68, año en el que Galba, por entonces gobernador de España crea la Legio VII Gemina en Clunia (Burgos) tras ser aclamado emperador por sus tropas y viendo que sólo con la Legio VI Victrix no se podía plantear un asalto a la roma de Nerón.

La verdad es que Galba no entró en Roma con la legión hasta octubre del año 68 y dado que Nero había muerto ya en junio, se tornaba una situación complicada con diversas luchas de poder y de esta forma Galba, que no contaba con el apoyo del pueblo y lo perdió de parte de sus soldados, fue asesinado en enero del año 69.

Ese año 69 sería llamado el de los 4 emperadores, ya que tras Galba llegaron Otho, Vitellius y finalmente Vespasianus, que fundió los restos de la Legio VII  Gemina con la también mermada Legio I Germanica, dando lugar a la Legio VII Gemina Felix.

Tras un periplo de esta nueva legión por varias regiones de Europa, es enviada de nuevo a España en el año 74, asentándose en el campamento de la Legio VI Victrix en Legio, la actual León, donde como dijimos antes, ya permanecería hasta la caída del imperio romano.

Durante el tiempo que estuvo en nuestras tierras, una de las principales misiones de la legión fue la de proteger las minas de oro de las Médulas, en las que llegaron a trabajar más de 80.000 esclavos y que sufrían continuos ataques por parte de los astures y los cántabros.

medulas-leon
Las Médulas

De ahí y hasta finales del siglo IV, cuando se dejan de tener ya noticias de la Legio VII Gemina en Hispania, la legión se desplazó por Europa y algunas zonas de Oriente con fines militares, pero teniendo siempre su base en León y además participó en la construcción de diversas obras arquitectónicas y de ingeniería romanas de la época, como el Muro de Adriano en Britania o el Puente de Trajano en Aqua Flaviae (en la actual Chaves en Portugal).

Vestigios de la Legio VII Gemina en León

Ahora ya sabemos un poco más de esta importante legión romana que dio origen tanto a nuestra ciudad como a su propio nombre, pero ¿que queda de la estancia de la Legio VII Gemina durante esos siglos en León?

  • Porta Principalis Sinistra: El primer campamento construido por la Legio VII en el siglo I tenia forma cuadrangular y estaba protegido por una fortificación con 4 puertas. De estas cuatro puertas, solo tenemos restos arqueológicos de la Porta Principalis Sinistra (en el lado oriental), que estaba flanqueda por 2 torres rectangulares y cuyos restos se pueden ver en la cripta arqueológica de Puerta Obispo, justo al lado de la Catedral de León, donde también hay restos de una terma romana.
  • Via Principalis: La Porta Principalis Dextra debía de situarse en donde ahora se alza el Palacio de los Guzmanes, estando ambas puertas unidas por la fortificación Via Principalis, algunos de cuyos restos se encuentran por debajo de la actual Calle Ancha y que por ejemplo el bar y restaurante homónimo situado en dicha calle deja ver a través de cristales.
  • Muralla de los Cubos: Se trata de una segunda fortificación, construida en este caso entre finales del siglo III y principios del siglo IV. Es una muralla que supera los 7 metros de altura en algunos puntos y que en su origen llegó a tener más de 70 torres de unos 8 metros de diámetro, de las que se conservan actualmente 36. Algunas de estas torres más conocidas, que están bastante bien conservadas, son la Torre de la Basílica de San Isidoro o la Torre de los Ponce justo detrás de la Plaza Mayor.
  • Acueducto: La Legio VII necesitaba agua y para abastecerse de ella construyó un acueducto (no pensemos en una construcción tan compleja como la del acueducto de Segovia), del que hoy en día pocos vestigios quedan. Algunos de estos restos se pueden ver por ejemplo en el museo de San Marcos. También destaca el Aljibe de San Pedro, un rectángulo de 35 metros de largo por 12 metros de ancho que se puede ver justo al lado del conocido parking de San Pedro, por detrás de la Catedral.
  • Cripta de Cascalerías: En pleno Barrio Húmedo, en la calle Cascalerías se encuentran los restos de una galería de unos 60 metros de largo, por 1,5 metros de ancho y casi 3 de altura cuya utilidad no parece del todo clara, aunque podrían ser los restos de un pequeño anfiteatro.
  • Aula Arqueológica de Santa Marina: Por último tenemos el yacimiento de Santa Marina, situado en el extremo septentrional del recinto amurallado y donde se pueden contemplar diversos restos arqueológicos de los campamentos tanto de la propia Legio VII como de la Legio VI Victrix.
puerta-obispo-posta-sinistra
Porta Principalis Sinistra

Como podéis ver el pasado romano de León es más que palpable y merece mucho la pena adentrarse en el y descubrirlo…

One thought on “Legio VII Gemina: Los orígenes de León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *