turismo-villafranca-bierzo

Un día de turismo en Villafranca del Bierzo

¿Te gustaría descubrir uno de los pueblos más bonitos de la provincia de León? Te invitamos a hacer un día de turismo en Villafranca del Bierzo

Hace ya unos meses hicimos en este mismo blog una selección de pueblos con encanto de León y dentro de las 10 poblaciones seleccionadas estaba Villafranca del Bierzo, también conocida popularmente como “la pequeña Compostela“.

Y es que aparte de ciertas similitudes con la capital gallega, por la gran cantidad de monumentos que podemos encontrar en ella, Villafranca del Bierzo es un paso obligado de los peregrinos que realizan el Camino de Santiago y que se enfrentan con el paso por esta localidad berciana a una de las últimas etapas de su viaje.

Te invitamos a descubrir hoy, esta preciosa localidad plagada de conventos, iglesias y edificios históricos y rodeada de exuberante naturaleza con los montes de castaños, las hileras de álamos y esas sierras plagadas de cerezos e higueras que tanto lucen sobre todo en primavera.

Historia de Villafranca del Bierzo

Para buscar los orígenes de Villafranca del Bierzo tenemos que retroceder nada más y nada menos que al neolítico, ya que son muchos los vestigios que nos muestran asentamientos humanos en esta zona durante dicho periodo.

De entre todo ellos es el Castro Bergidum o Castro de la Ventosa es el mejor ejemplo que atestigua la presencia de un poblado celta en Villafranca del Bierzo, el cual posiblemente se trasladara a la vecina Cacabelos bajo la denominación de Bergidum Flavium.

castro-bergidum-villafranca
Castro Bergidum

También tiene, en su historia, una relación muy estrecha con el Imperio Romano, situando muchos historiadores en Villafranca la ciudad romana de Carcesa y además también discurrían por la zona 2 calzadas prerromanas mencionadas en el ‘Itinerario de Antonino’ (importante documento de la Roma antigua).

Sin embargo, para poder encontrar la primera referencia escrita a esta localidad, tenemos que avanzar hasta el año 791, cuando aparece citada por Bermudo I el Diácono, rey de Asturias, como lugar de enfrentamiento de sus tropas con los musulmanes.

El auge de Villafranca del Bierzo comienza con las peregrinaciones a Santiago de Compostela, a partir del año 813, cuando caparece en la Guía del Peregrino del Códice Calixtino como final de una de las jornadas de peregrinación.

El nombre de la localidad proviene del siglo XI, reinando Alfonso VI, cuando era conocida como “villa francorum” en referencia a los numerosos asentamientos de francos que se producían en la zona.

En el siglo XII el rey Alfonso VII  concede a Villafranca del Bierzo el señorío, el cual pone a cargo de su hermana Sancha Raimúndez, a la que siguieron más tarde en la labor doña Urraca, esposa de Fernando II y doña Teresa, esposa de Alfonso IX de León.

Tras unos años en los que paso por diversos Condados y por el Arzobispado de Astorga, en el año 1486 cuando los Reyes Católicos convirtieron el señorío en el Marquesado de Villafranca del Bierzo, siendo cedido al matrimonio formado por Luis Pimentel y Pacheco y Juana Osorio y Bazán.

Los años de más esplendor para Villafranca del Bierzo se producen entre los siglos XIV y XVIII, época de la que datan la mayoría de sus monumentos y edificios históricos que podemos ver hoy en día.

En enero de 1822 se crea la dominada en su momento Provincia del Vierzo, con la unión de las Comarcas de El Bierzo y Valdeorras, aunque poco duraría porque tsan solo 11 años después en el año 1833 una nueva ordenación del territorio incluyó la Comarca de El Bierzo dentro de la provincia de León y la de Valdeorras en Orense.

Hoy en día, Villafranca del Bierzo, es una parada obligatoria dentro del Camino de Santiago, siendo cada año miles los peregrinos que llegan a la misma y aparte representa un de los enclaves turísticos más importantes del Bierzo y de León, por su belleza y su importante patrimonio artístico y monumental.

¿Que ver en Villafranca del Bierzo?

Villafranca del Bierzo fue declarada Conjunto Histórico-Artístico en el año 1965 lo que ya nos da una idea de lo mucho que nos puede ofrecer y lo que la convierte en un destino ideal para pasar un día de turismo… o un par de ellos si se tercia. Esto es lo que no puedes dejar de visitar:

Iglesia de Santiago Apostol

Iglesia de estilo románico que data de finales del siglo XII y que tiene gran relevancia dentro del Camino de Santiago, ya que desde 1186, los peregrinos pueden obtener el jubileo en esta iglesia si se ven imposibilitados de seguir el camino hasta Santiago de Compostela.

Se trata de un templo sencillo, de una sola nave con capilla barroca del  siglo XVIII en un lateral de la Iglesia y donde destaca en la parte externa su portada norte llamada “del perdón”, destacando del interior, un valioso Crucifijo originario del siglo XIV.

iglesia-santiago
Iglesia Santiago Apostol

Iglesia de San Nicolás el Real

Declarada Bien de Interés Cultural en el año 1992, se trata de una construcción de estilo herreriano que comenzó en 1620, aunque no finalizaría totalmente hasta entrados ya en el siglo XVIII.

Durante muchos años perteneció a la orden de los Jesuitas, siendo utilizada como colegio hasta el año 1983, con excepción del periodo durante el cual Villafranca fue capital de la Provincia de El Bierzo, cuando se utilizó como Diputación Provincial.

En la actualidad alberga el Museo de Ciencias Naturales, donde se pueden observar numerosos ejemplares recopilados por la Compañía de Jesús en sus viajes al lejano Oriente. También sirve como albergue y hospedería para los numerosos peregrinos que pasan por Villafranca del Bierzo en su camino hacia Santiago de Compostela.

Santa Iglesia Colegiata de Santa María de Cluny

Se trata de uno de los edificios mas emblemáticos de la localidad, cuya construcción da comienzo en 1529, cuando don Pedro de Toledo, virrey de Nápoles, ordena la construcción de una colegiata de canónigos que sustituiría a un antiguo monasterio benedictino fundado en el siglo XII por la Orden de Cluny.

Su estilo es fundamentalmente gótico, aunque debido a los 2 siglos que tardó en concluirse su construcción cuenta con elementos del renacimiento y del barroco.

Destacan en su interior el retablo del altar mayor de estilo neoclásico, la Capilla de la Santísima Trinidad con retablo del siglo XVI o el coro rococó del siglo XVIII.

También es muy visitado el jardín de La Alameda, situado justo al lado de la Colegiata y que junto a la misma representan uno de los conjuntos mas fotografiados de la villa.

Convento de San Francisco de Asís

El Convento de San Francisco de Asís fue fundado por Doña Urraca en el año 1213, originalmente en una ubicación diferente a la actual, ya que en el año 1285 se trasladaría donde esta ahora desde los terrenos que hoy ocupa el Convento de la Anunciada.

De la construcción original solo se conserva hoy en día la iglesia y algunos tramos del claustro, destacando su portada románica, a la que añadió el ábside gótico y finalmente las torres del siglo XVII de estilo barroco.

Del interior destaca el altar mayor de estilo churrigueresco, la capilla de Ambrosio de Castro el techo muy llamativo son su artesonado mudéjar.

Castillo-Palacio de los Marqueses de Villafranca

Construido a principios del siglo XVI por los segundos marqueses de Villafranca del Bierzo, sobre las ruinas de otro castillo anterior, se le conoce también como castillo de los Condes de Peñarramiro y en el año 1949 fue declarado como Bien de Interés Cultural.

De construcción de planta cuadrangular, rematada por torreones circulares en sus cuatro esquinas, cuenta con muros de mampostería y techos de pizarra negra, con variados motivos heráldicos decorando muros y puertas, entre los que destaca el escudo del III Marqués de Villafranca.

palacio-marqueses-villafranca
Castillo Marqueses Villafranca

¿Que más visitar en Villafranca del Bierzo?

Aparte de estos edificios monumentales que hemos descrito y que constituyes una visita obligada si te pasas por Villafranca del Bierzo, tampoco puedes dejar pasar por ejemplo el Barrio de los Tejedores que toma su nombre por la gran cantidad de trabajadores del gremio textil que vivían en el mismo.

También es ineludible pasear por la Calle del Agua, la más importantede Villafranca del Bierzo, que forma parte del trazado del Camino de Santiago a su paso por la villa y en la que podemos encontrar desde la Colegiata de Santa María de Cluny, al Palacio de los Marqueses de Villafranca, la Casa Morisca (siglo XV) o las Casas Torre entre otros edificios emblemáticos.

Y finalmente y como en todo pueblo o ciudad que se merezca, hay que destacar su Plaza Mayor, con mucho ambiente durante todo el año, pero especialmente en verano gracias a las terrazas de los bares y restaurantes que la pueblan.

Hasta aquí nuestro recorrido por Villafranca del Bierzo, hermosa localidad que sin duda deberías anotar en tu agenda de visitas pendientes si aún no la conoces y sobre todo si tienes previsto pasar por El Bierzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *