pantanos-leoneses-disfrutar-verano

4 pantanos leoneses para disfrutar del verano

Una de las mejores opciones para refrescarse en León es acercarse a alguno de los embalses de la provincia, te proponemos 4 pantanos leoneses para disfrutar del verano.

Y es que cuando llega el verano son muchos los que apuestan por el mar y la playa para divertirse, pero en lugares sin costa, como León, tenemos otras alternativas como las piscinas, las playas fluviales o los pantanos.

En la provincia de León contamos con una buena cantidad de pantanos. donde el denominador común en todos ellos suele ser el hermoso entorno natural que los rodea.

Luego, en función de tus gustos, cada cual te ofrece diferentes actividades especialmente indicadas para esta época estival.

Estos los los 4 pantanos leoneses que querrás visitar este verano:

Pantano de Bárcena

El pantano de Bárcena es el segundo más importante, en cuanto a capacidad se refiere, dentro de la provincia de León, contando con una superficie total de 986 hectáreas y siendo capaz de alojar hasta 341 hectómetros cúbicos.

Este pantano perteneciente a la Confederación Hidrográfica Miño Sil (CHMS) se ubica dentro de la comarca del Bierzo, justo entre las poblaciones de Santa Marina del Sil y la capital berciana, Ponferrada.

Es uno de los mejores pantanos León para la práctica de pesca deportiva, pudiendo encontrarse en sus aguas truchas, black bas y carpas.

Además cuenta con un club náutico para la práctica de diferentes deportes acuáticos y tienes hasta un campo de golf en sus inmediaciones.

pantano-barcena
Pantano de Bárcena

Pantano del Porma

El pantano del Porma, también conocido como el pantano de Vegamián, es el tercero de los embalses de León en tamaño, con sus 1.153 hectáreas y capacidad máxima de almacenamiento de 317 hectómetros cúbicos de agua.

Este pantano toma su nombre del río Porma en cuyo curso se sitúa y pertenece al término municipal de Boñar a camino de la estación de San Isidro.

Aparte de ser clave en la regulación del caudal de los ríos evitando las riadas que antes de su construcción eran recurrentes, es un pantano ideal para la práctica de deportes náuticos en verano.

Y es que su ubicación abierta permite la entrada de viento desde todas las direcciones, siendo ideal, por ejemplo para practicar vela.

Pantano de Riaño

Hablar del pantano de Riaño es hacerlo de uno de los lugares mas bellos e idílicos de la provincia y buena parte de la culpa de esto lo tienen las escarpadas montañas del parque regional de Picos de Europa que lo rodean.

El embalse de Riaño es más grande de la provincia de León, pudiendo llegar a albergar en su máxima capacidad hasta 651 hectómetros cúbicos de agua, dentro de sus 2.186 hectáreas de superficie.

El pantano de Riaño es también como embalse de Remolina, aunque no muchos lo conocen por esta denominación y tras su construcción hay una historia bastante dramática, ya que bajo sus aguas desaparecieron a finales de los años 80 hasta 8 pueblos del valle de Riaño.

Pertenece a la cuenca hidrográfica del Duero y se nutre de las aguas de los ríos Esla y Yuso, siendo clave para el riego de hasta 84.000 hectáreas del páramo leonés de Tierra de Campos.

Si te acercas a este pantano en verano, no puedes dejar de darte un paseo en barco por los conocidos popularmente fiordos leoneses, que no son sino las aguas del pantano de Riaño en un recorrido organizado de varios kilómetros y entre llamativos desfiladeros de rocas calizas.

Además de surcar sobre las aguas que inundaron el antiguo Riaño, desde el barco se divisa el Valle de Anciles, donde con un poco de suerte se puede ver parte de la fauna de la zona como aves rapaces o alguna cabra montesa entre las rocas.

Pantano de Luna

El pantano de Luna o pantano de Barrios de Luna como sería su nombre completo, es el cuarto embalse con más capacidad de la provincia de León con una capacidad de embalsado de agua de 308 hectómetros cúbicos de agua, aunque por superficie supera, por ejemplo, al de Bárcena con sus 1.122 hectáreas.

Este embalse pertenece a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) y se abastece de los ríos Órbigo y Luna, siendo fundamental para el regadío de 50.000 hectáreas en la zona del Páramo Leonés y la comarca del Órbigo.

Situado en un entorno de gran belleza y bajo la imponente presencia del puente atirantado Ingeniero Carlos Fernández Casado, es un lugar frecuentado por los amantes de la fotografía.

pantano-luna
Pantano de Luna

Durante el verano este embalse y su entorno nos ofreces una gran diversidad de actividades, desde la caza y la pesca, los deportes naúticos, , la práctica de senderismo y, por supuesto, el baño.

Estos son los 4 principales pantanos leoneses y todo lo que nos pueden ofrecer de cara al verano, donde buscamos refrescarnos del calor y variedad de actividades para entretenernos.

Pero no son los únicos pantanos leoneses, también tenemos en la provincia otros más pequeños como el de Matalavilla, el de El Cobanallo, el de Casares de Arbás, el de las Rozas, el de Villameca o el de la Campañana entre otros.

¿Conoces alguno de ellos? ¿Recomendarías visitarlo en verano? Deja tus comentarios en este post y lo publicaremos.

También y como siempre os animamos a compartir el post en redes sociales si os ha gustado. ¡Gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *