Castrillo de los Polvazares: labrado en piedra

Castrillo de los Polvazares es uno de esos pueblos con encanto de la provincia de León que tienes que descubrir, un pueblo pintoresco, un pueblo labrado en piedra.

Castrillo de los Polvazares pasa por ser uno de los pueblos más bonitos de León y por que no decirlo, de España, apareciendo de hecho en muchos rankings hechos al respecto.

Castrillo de los Polvazares se ubica dentro de la histórica comarca de La Maragatería, muy cercano a la capital de la misma, Astorga, de la que la separan apenas siete kilómetros.

Te invitamos a descubrir con nosotros este precioso pueblo maragato y todo lo que te puede ofrecer…

Cruce de caminos

Como decíamos la localización de Castrillo de los Polvazares lo sitúa a tan solo 7 kilómetros de Astorga, lo cual le aproxima al Camino de Santiago, aunque estrictamente no forma parte del mismo.

Sin embargo si que hay un ramal del Camino que acerca a los peregrinos a conocer esta bella población y de hecho, en el año 2015, la UNESCO aprobó la ampliación del Camino de Santiago en España a «Caminos de Santiago de Compostela: Camino francés y Caminos del Norte de España» incluyendo en la relación a Castrillo.

También Castrillo de los Polvazares forma parte de la Ruta de la Plata, ruta que ya desde la época del antiguo Imperio Romano une España de norte a sur.

Camino de Santiago y Ruta de la Plata, no cabe duda que este cruce de caminos coloca a Castrillo de los Polvazares en un punto estratégico y muy importante desde el punto de vista turístico y por eso es tan visitado… y tu ¿Aún no lo conoces?

calles-castrillo
Castrillo de los Polvazares

Labrado en piedra

Si hay algo que caracteriza a Castrillo de los Polvazares es la propia configuración del pueblo y de sus casas, donde prima la arquitectura tradicional maragata y donde la piedra predomina tanto en calles como en construcciones.

Pasear por sus calles empedradas mientras contemplas las fachadas de las casas construidas en piedra y arcilla roja, en contraste con los blancos, verdes o azules de puertas y ventanas es como viajar a tiempos remotos, como si no hubiera pasado el tiempo en ese lugar.

Resultan también muy llamativas algunas casas blasonadas que se encuentran dispersas por el pueblo y que son reflejo de las grandes fortunas que en su momento hicieron comerciantes de la zona.

Lo bueno de Castrillo es que las construcciones más antiguas no desentonan para nada con las más modernas, ya que estas han sabido respetar los modelos de construcción tradicionales, esto es las casas de piedra en mampostería y jambeados de sillería.

Castrillo es un pueblo que invita a perderse entre sus anchas calles y es que sí, sus calles empedradas destacan por su anchura, seguramente concebidas para facilitar el tránsito de los carros llevados por caballos y mulos en su momento.

También merece la pena poder adentrarse en alguno de los patios interiores que albergan las casas del pueblo, muy amplios y decorados frecuentemente con elementos rústicos de diversa índole.

Por algo fue declarado Castrillo de los Polvazares como Conjunto Histórico-Artístico con alto valor monumental en el año 1.980, la verdad es que con solo pasear un par de minutos por sus calles se entiende.

calles-empedradas
Calle empedrada

¿Qué ver y hacer en Castrillo de los Polvazares?

Destacar algún monumento concreto para ver en Castrillo de los Polvazares no tiene sentido, porque la verdad es que el propio pueblo ya es de hecho un monumento en sí mismo, como decíamos declarado Conjunto Histórico-Artístico.

Simplemente piérdete entre sus calles empedradas y sus casas de altos muros de piedra rojiza y juega, por ejemplo, a buscar esas casas blasonadas símbolo de los arrieros que acaudalaron buenas cantidades de dinero como las de los Salvadores, Luaces o Rodríguez.

Puede resultarte curioso el cobertizo con varias columnas que se encuentra en uno de los extremos de la calle principal y que conforma la bolera, una peculiaridad que condiciona el desarrollo de un juego característico de la comarca: los “bolos maragatos”.

Un elemento siempre a visitar en cualquier pueblo es su iglesia, en este caso dedicada a San Juan Bautista y que cuenta con una nave amplia con crucero y volumetría sencilla, en cuyos pies hay una gran espadaña con doble campanario, muy frecuente en otras poblaciones de la comarca maragata.

iglesia-san-juan-castrillo
Iglesia de San Juan

También son siempre interesantes para el turista los talleres artesanales de forja y cerámica en los que te puedes llevar algún recuerdo para tu casa de tu paso por el pueblo.

Castrillo cuenta con varias casas rurales, las cuales suelen tener una ocupación elevada durante todo el año, pero especialmente en fines de semana y periodos estivales y es que el encanto del propio pueblo y su cercanía a Astorga y por que no a la capital leonesa, lo convierten en un enclave ideal para hacer turismo.

Y finalmente, imposible que visites Castrillo de los Polvazares y te vayas sin probar el plato más representativo de la comarca, porque desde hace tiempo, Castrillo se ha convertido en el destino gastronómico perfecto degustar el sin igual cocido maragato.

Así que ya sabes, a la mínima oportunidad que se te presente no dejes de visitar Castrillo de los Polvazares, uno de los pueblos con más encanto de León.

Si te ha gustado este post y te gusta el turismo seguro que querrás leer también este otro:

Descubre que ver y hacer en Astorga

4 thoughts on “Castrillo de los Polvazares: labrado en piedra

  1. A los soldados les daban primero el compaño, después los garbanzos y por último la sopa. Así,
    si no les daban tiempo para comer que sobre el caldo. El pueblo es precioso. Yo he comido unas cuantas veces y muy bien.

  2. Tuve el placer de conocer ya que fui a conocer el lugar donde nacieron mis abuelos y tengo unas fotos tan bellas desde ese lugar fui 2018 desde argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *