ruta-oro-maragateria

La Ruta del Oro en la Maragatería

En la provincia de León y más en concreto en la comarca de la Maragatería puedes recorrer la Ruta del Oro y conocer la trascendencia que tuvo esta zona durante la época en la que los romanos dominaban la Península Ibérica.

Y es que la provincia de León fue protagonista durante la época romana en su máximo apogeo con las excavaciones para extraer oro.

De los destacados yacimientos de este mineral precioso que había en nuestra provincia, destacó por encima de todos Las Médulas, un Monumento Natural declarado igualmente Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero no por eso fue el único y hoy nos acercamos en este post a la comarca de la Maragatería para hablaros de la Ruta del Oro también conocida como Senda del Oro.

Esta Ruta del Oro, con salida en la villa de Astorga, capital maragata, recorre buena parte de las principales localidades de la comarca, entre ellas Castrillo de los Polvazares, reconocido como uno de los pueblos más bonitos de España.

Pero centrándonos en esos vestigios romanos y en su actividad minera en busca de oro, la ruta tiene 4 puntos neurálgicos de especial interés:

La Fucarona

La Fucarona, situada entre las poblaciones de El Ganso y Rabanal del Camino dentro del término municipal de Santa Colomba de Somoza, es una de las explotaciones mineras más antiguas de la época romana.

Se ubica en un llamativo entorno de frondosos pinares y brezales y aún es posible vislumbrar en la zona los vestigios de esta antigua mina que utilizaba el sistema «ruina montium» (al igual que en Las Médulas) por el que se creaban túneles y galerías que luego se inundaban lo que provocaba el derrumbe del monte.

Este complejo sistema hidráulico aún se conserva preferentemente en las fases finales de trabajo, con más de 8 depósitos de agua emplazados a diferentes alturas.

Como curiosidad, destacar que el canal de abastecimiento original transportaba el agua desde el río Argañoso en un trazado de unos 30 kilómetros hasta el arroyo de Combarros.

fucarona
La Fucarona

Laguna Cernea

También dentro del municipio de Santa Colomba de Somoza y situada en la margen izquierda del río Turienzo, se encuentra la Laguna Cernea, otro de los puntos clave de esta Ruta del Oro.

La Laguna Cernea es una gran laguna artificial que cuenta con casi dos mil años de antigüedad y que destaca tanto por su belleza como por su riqueza medioambiental.

Fue resultado de la acumulación de agua por la colmatación natural de los canales de evacuación de escombros finalizada el proceso de extracción del oro, en una explotación minera que ocupa una magna extensión de 92 hectáreas

Además, muy próxima a esta, fue descubierta en la década de los años 30 del pasado siglo una singular villa romana, El Soldán, cuyos habitantes se dedicaban precisamente a tareas relacionadas con la minería y donde probablemente tuviera residencia algún procurator metallorum ( la primera autoridad del distrito minero).

La-laguna-cernea
Laguna Cernea

Castro Pedrero

Al sur de la homónima localidad de Pedredo se encuentra este importante castro minero, que se muestra como un enorme socavón derivado de la explotación de la Mina Fuellos.

Para que nos hagamos una idea de su tamaño, cuenta con una extensión de 1,5 hectáreas y está rodeado por una gruesa muralla perimetral de 450 metros.

En su momento, llegó a constituir uno de los principales asentamientos romanos relacionados con la minería aurífera a cielo abierto del río Turienzo.

Como curiosidad, resaltar que los mineros que trabajaban en esta zona lejos de ser esclavos, eran habitantes locales, que trabajaban en las minas cuando había suficiente agua para desarrollar todo el proceso de extracción, mientras que el resto del año se dedicaban a otras tareas, agricultura y ganadería fundamentalmente.

Mina de oro de Fucochicos

Y como cuarto punto de interés destacado dentro de esta Ruta del Oro de la Maragatería, tenemos a mina de oro de Fucochicos.

Esta explotación minera, se puede observar como un gran circo de unos 200 metros de diámetro, generado por el cauce de agua que arrastraba el terreno y depositaba el oro, más pesado, en el fondo de estos lavaderos.

Para el abastecimiento de agua necesario para esta explotación, que procedía del rio Duerna, se construyó un canal que realizaba un extenso trazado de 37 kilómetros.

Al final, todos estos yacimientos, demuestran el increíble trabajo de ingeniería hidráulica a gran escala que realizaron los romanos y su evidente impacto paisajístico, que se puede observar en esta Ruta del Oro y especialmente en El Bierzo, en Las Médulas.

Y sin duda el trabajo les dio sus frutos, porque el Imperio Romano se estima que llegó a obtener cerca de seis toneladas de oro al año en León, una cantidad nada despreciable ¿Verdad?

Esperamos que os haya resultado interesante este post, si es así os animamos a compartirlo en vuestras redes sociales y por supuesto, podéis dejar vuestros comentarios aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *