viaje-pasado-castillo-templarios

Viaje al pasado: el castillo de los templarios de Ponferrada

Siglos de historia se esconden tras los muros del imponente castillo de los templarios de Ponferrada ¿Aún no lo has visitado?

El castillo de los templarios de Ponferrada, es sin duda uno de los más destacados del nororeste de España y también uno de los mas visitados.

Situado en una colina en la confluencia de los ríos Sil y Boeza, constituye una visita obligatoria si te acercas a la capital de El Bierzo.

Te invitamos a descubrir con nosotros la historia y aspectos más destacados de este histórico castillo berciano.

La historia del castillo de los templarios

No se puede establecer a ciencia cierta cual fue la primera construcción a partir de la cual se fue construyendo el que a día de hoy es el castillo de los templarios tal cual lo conocemos.

Y es que en su actual emplazamiento diferentes pobladores de la Península Ibérica como celtas, romanos o visigodos han dejado su huella.

Pero si se sabe que en la primera mitad del siglo XII ya existía una edificación militar en esta ubicación, un castro delimitado con una cerca de cantos y barro y cuyo perímetro se respetó en las sucesivas reformas que llegarían.

Es con la llegada de los templarios a Ponferrada y con permiso del rey Fernando II de León, cuando se empieza a construir la primera fortificación para proteger a los peregrinos que realizaban el camino de Santiago.

A partir de ahí y para llegar al castillo tal cual lo conocemos actualmente se sucedieron obras y reformas de la mano de diferentes señores, condes y reyes.

Uno de los más importantes en este sentido fue Pedro Fernández de Castro en el siglo XIV, quien tras obtener la donación de Ponferrada por el rey Alfonso XI, empieza a construir el Castillo Viejo.

Desde entonces y sobre esa construcción como base lo que se producen son sucesivas ampliaciones, con la nueva torre que levanta el Duque de Arjona.

Sería ya en el siglo XV cuando Pedro Álvarez Osorio, primer Conde de Lemos, daría forma al castillo con la estructura que conocemos ahora, al construir las cinco torres defensivas principales, la portada principal, las rodas de la muralla, otra nueva torre en el Castillo Viejo y el Palacio Nuevo.

La última obra relevante sería realizada por Juan de Torres, quien entre 1492 y 1504 impulsaría la construcción de la Torre de los Reyes Católicos.

En los sucesivos siglos comenzaría la decadencia del castillo, que estando deshabitado y sin cuidados, quedó casi totalmente en ruinas.

Todo cambia cuando en el año 1924 es declarado Bien de Interés Cultural y tras varias décadas de espera, finalmente en el año 1994 el Ayuntamiento de Ponferrada contrata al arquitecto Fernando Cobos para realizar las obras de reconstrucción y rehabilitación del castillo.

A día de hoy tenemos la suerte de contar en León con el castillo más importante del noroeste de España.

castillo-templarios-ponferrada
Castillo de los Templarios

Sobre la Orden del Temple

La llegada de los templaros a Ponferrada en el siglo XII fue, sin duda, clave en el devenir del castillo.

En concreto los templarios llegaron a la capital berciana en el año 1178 y se produjo por varias razones:

  • En primer lugar y como ya dijimos anteriormente, de cara a proteger el Camino de Santiago y a los peregrinos que lo realizaban frente a los musulmanes que habían invadido la Península Ibérica
  • En segundo lugar servir a los intereses de los regentes correspondientes, que es su caso serían Fernando II y Alfonso IX
  • Y finalmente evitar los enfrentamientos entre los nobles gallegos y los leoneses que pugnaban por hacerse con la hegemonía de este territorio.

De esta forma y con esta ardua tarea, permanecieron los templarios durante aproximadamente un siglo y medio en Ponferrada.

En lo relativo al propio castillo, se encargaron de reforzar el muro exterior y en el interior construyeron diferentes dependencias como un convento templario, diferentes pallozas o viviendas, bodegas, paneras y huertos.

El Maestre Templatio Guido de Garda sería uno de los primeros y más destacados tenientes del Castillo de Ponferrada.

A comienzos del siglo XIII, los templarios obtienen la cesión del señorío de Ponferrada por el rey de León Alfonso IX, extendiendo su poder hasta el castillo de Cornatel.

Surge así la leyenda de la existencia de un pasadizo secreto que comunicaba ambos castillos.

En torno al año 1300 la Orden del Temple ya atesoraba una extensa red de 870 castillos, importantes riquezas y estaba conformada por un gran número de caballeros en esta zona del territorio cristiano.

Debido al poder que llegaron a atesorar generaron recelos entre algunos mandatarios europeos, lo que tras acusarles de graves pecados, llevaría a un proceso contra la Orden, que finalizó con la petición de su disolución por el Papa Clemente V en el año 1312.

Visita al castillo

Para facilitar la visita al castillo de los templarios, existe un recorrido predefinido que permite el acceso y comprensión de cada una de las zonas que lo conforman y que se muestra en este plano:

plano-castillo-templarios
Plano visita castillo de los templarios

La duración total de la visita al castillo de los templarios es de una hora y media aproximadamente.

Una vez hemos flanqueado la entrada principal, iniciamos el primer recorrido hacia la izquierda por la Ronda Baja, desde la Torre de los Caracoles hasta la Torre de Malpica, próxima al Castillo Viejo.

Entramos entonces en este para descubrir la sala con chimenea y azotea de la Torre del Homenaje Nuevo. Aquí podemos ascender por la escalera de caracol para disfrutar de una espectacular panorámica del propio Castillo y de Ponferrada.

Tras dejar el Castillo Viejo continuaremos nuestro recorrido por la Ronda del Sil hasta la Torre de Moclín.

En esta torre podemos ver una exposición permanente que nos recrea la antigua vida en los castillos.

El segundo recorrido empieza en la Ronda Alta, para llegar a la Torre Malvecino y descencer desde allí por la escalera a la zona de pallozas donde se encentra la entrada al Palacio Nuevo.

En el Palacio Nuevo es imprescindible la visita a la exposición Templum Libri y a la Biblioteca Templaria.

Como comentábamos anteriormente, tenemos mucha suerte de contar en la provincia de León con uno de los castillos más bonitos y en mejor estado de conservación de todo el noroeste español, así que merece mucho la pena disfrutar de el.

Os animamos a dejar vuestros comentarios en este post y a compartirlo en redes sociales si os ha resultado interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *